¿Vida cotidiana o afirmación del orden social dominante?

Se puede distinguir entre necesidades verdaderas y falsas. Falsas son aquellas que intereses sociales particulares imponen al individuo para su represión: las necesidades que perpetúan el esfuerzo, la agresividad, la miseria y la injusticia. La mayor parte de estas necesidades de descansar, divertirse, comportarse y consumir de acuerdo con los anuncios, de amar y odiar…