La falsa legalización de la Mariguana en México

El pasado 10 de marzo de 2021 la cámara baja de representantes de México entregó el borrador final de un proyecto de ley que se presenta como una respuesta definitiva a los problemas asociados al consumo de mariguana en México. Sin embargo, la legislación está lejos de ser lo que promete, pues de hecho refuerza la criminalización del consumo y se dispone a ser un proceso de privatización diseñada para recaudar impuestos pero que atenta contra la libertad de los consumidores. La ley impone nuevas normas que prohíben la producción de alimentos derivados del cannabis y la posibilidad de consumirla en el espacio público, implementando una serie de sanciones que se perfilan a convertirse en la puesta en marcha de una nueva ola de segregación para los productores rurales y los consumidores urbanos.  

La denominada Ley para la regulación para el Cannabis cuenta con un total de 74 artículos que construyen un intrincado entramado legal que lejos de romper los estereotipos del consumo se perfila para ser una maquinaria legal dispuesta para favorecer a los grandes consorcios empresariales extranjeros dispuestos para el consumo de los ricos del país y que no se ocupa en lo más mínimo de garantizar el derecho al libre desarrollo de la personalidad. Lo que sin duda se convertirá en la práctica en una forma de reprimir y segregar a los involucrados en la violencia endémica que azota la nación mexicana desde la puesta en marcha de la guerra contra las drogas en 2006. Por lo que la legislación contempla una serie de sanciones que vuelven su consumo mucho más restrictivo que fomenta la extorción y la persecución policial sobre los consumidores.

Puesto que los polémicos artículos 62 y 63 contemplan mantener la prohibición de su consumo en espacios públicos estableciendo sanciones millonarias que resultan incluso más represivas que la actual legislación. Puesto que el artículo 62 establece además que los alimentos derivados del cannabis, una de las formas más populares en las que la mariguana se consume, queda estrictamente prohibida. Así mismo, la legislación contempla una serie de requisitos legales que impedirán a los pequeños productores rurales que se han visto sometidos por la violencia del narcotráfico a mantenerse en la ilegalidad. Puesto que la legislación está diseñada para que las grandes industrias canábicas canadienses se apoderen del mercado nacional.

Por otro lado, el hecho de mantener cuotas mínimas de portación se presta para mantener las redes de corrupción que permiten la distribución de otras drogas y al mismo tiempo redirige los esfuerzos policiales en la búsqueda de otros delitos a la caza del pequeño consumidor urbano. Por lo que la legislación propuesta y aprobada por la cámara baja está muy lejos de ser una respuesta a las demandas de los activistas. Por el contrario, se perfila para convertirse en una privatización de la industria que a su vez criminaliza de una forma que atenta contra las garantías individuales de una forma que resulta mucho más represiva que la legislación vigente. Pues está construida para beneficiar a los carteles de la droga, las grandes empresas transnacionales y a las fuerzas policiales, quienes tendrán la facultad de detener libremente a las personas bajo sospecha de portar una cantidad mayor a la permitida. Por lo que la promesa de una regulación de la cannabis es en realidad una nueva ola de represión y persecución al consumidor.    

¿Que opinas?

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.