¿López, Galeano o México?

No hay nada más nacionalista que iniciar un texto incitando a la división, por lo que al exponer su trampa, lo que busco es privilegiar la claridad que nos falta a quienes vivimos alejados del campo. Este es un texto que no es ni para la izquierda ni para la derecha, pues la situación política del país se encuentra en un limbo que quiero llamar (apelando a la claridad): “Momento constitutivo de la economía-política nacional”. El comunicado del 1 de Diciembre de 2019 es extremadamente crítico, por lo que, lo que pensemos y hagamos a partir de ahora, tendrá significativas y profundas consecuencias en nuestro futuro. Pues existe un conflicto de intereses que sólo puede ser engendrado por la hidra capitalista. Aquí, sin embargo, se busca dar una solución Zapatista: ¿Cómo llegamos al consenso que realmente necesitamos? Pero, para ser congruentemente zapatistas, le daremos respuesta siguiendo cada uno de sus 7 principios fundamentales.

BEATRIZ AURORA - Escuelita Zapatista

El pueblo tiene, en todo momento, la facultad de revocar al mandatario que no cumpla con su función a cabalidad. El gobierno obedece a las necesidades de cada comunidad o localidad sin decidir cuál es la mejor forma de vivir nuestras vidas, simplemente cumpliendo con organizar y planificar. Quien manda, obedece la voluntad del pueblo.

El EZLN ha puesto sobre la mesa: 1) Que en México existen 42 millones de pobres, de los cuales, sólo un porcentaje se asume como indígena a pesar de que se ha reconocido la famosa figura peyorativa del “campesindio”. Por lo que, si bien algunos grupos hemos prosperado económicamente, al estar relacionados a la industria maderera, textil, de la construcción y turística. No hemos dejado de ser discriminados mundialmente por medir menos de 160 y portar una piel morena. 2) Esto ha hecho que se nos siga tratando como a tontos, niños, e incluso en algunos casos más frecuentes de lo que pensamos, como simples objetos. Exponiendo así, la afrenta del Gobierno del Presidente López, a todo aquel que se asuma indígena. Por lo que no es gratuito el que al traducir ese acto a la moral cristiana. Diríamos que recibimos una misa, a cambió de una investigación sería que demostrara el impacto socioambiental y político cultural que provocaría la hipotética construcción del Tren. Por lo que, ahí está la clave del problema del EZLN y la situación que experimenta el individuo conocido como Andrés Manuel López Obrador. Pues la realidad es que el pueblo eligió, democráticamente, la construcción del Tren, pero no adelanten conclusiones, que esto va para largo…

zapatismo-mundos

El principio de todo gobierno está en la representación de una voluntad. Los representantes son elegidos de forma rotativa, incluso sin que ellos lo soliciten, pero no es visto como una imposición, sino como un servicio a la comunidad. Su trabajo es igual de importante que el de cualquier otra persona en la comunidad.

Ante esto, hay que recordar que el 1 de Julio de 2018, se puso en las manos de un sujeto llamado López, la voluntad del pueblo de México. Esto con el fin de evitar el conflicto armado que se avecinaba inevitablemente, y que parece actualizar el conflicto entre los egos de López y Galeno. Aquí, francamente diría que justamente por eso, ni la socialdemocracia liberal del equipo de campaña del Presidente López, ni la postura radical expuesta por el vocero del Zapatismo, representan la voluntad de un pueblo que exige paz y consenso por el bien de su comunidad. Por lo que apostaría por la salida menos predecible, la del consenso. Ese que nos ayudó el 1 de Julio a evitar el conflicto armado que daría la posibilidad al PRIAND de volver en medio de la masacre. Quizá es por esto que, ninguno de esos grupúsculos de asesinos se ha atrevido a plantear algo distinto al escenario en que Galeano y López se han de enfrentar. Lo que ellos no saben, es que en el fondo, son el Papá y la Mamá de un niño que apenas comienza a experimentar la verdadera democracia. ¿Pesarán más sus egos, o será posible apostar por una solución en conjunto que mejore las condiciones de sus representados? Es decir, de nosotros que estamos englobados en la compleja idea del “Pueblo de México”.

image

El zapatismo no aspira a la toma del poder porque sabe que el poder proviene del pueblo. Hacer comunidad es poner los saberes y las técnicas al servicio de la sociedad, aceptar que cualquier trabajo es igual de importante que un cargo público.

Si nos damos cuenta, es la voluntad del pueblo mexicano la construcción de un tren. Pero eso no significa, desde luego, ni tiene por qué significar la destrucción de la selva y de las formas de vida de quienes nos rehusamos a pensar que no hay alternativa al capitalismo. Por lo que el problema en sí, no es el tren, pues sin duda hay personas capaces de imaginar formas de que el tren impacte positivamente en la vida de las comunidades. Sin embargo, hay tres escenarios posibles solamente: 1) Hacerlo y respetar la voluntad de la comunidad, 2) Buscar la forma de que la voluntad popular cambie y 3) Buscar, entre todos, una alternativa posible… y es justo ahí, en los linderos de lo posible, donde nos gustaría comenzar, “aceptando que cualquier trabajo es igual de importante que un cargo público”. Por lo que, no debemos olvidar que desde Ocosingo en Chiapas hasta Nicoya en Costa Rica, viven ahí quienes aspiran tanto a volverse trabajadores que, emprenden un camino con destino que oscila entre la explotación y la muerte. ¿Por qué alguien arriesgaría la vida para ser explotado? Porque lo único peor que ser explotado en el capitalismo, es no serlo… por lo que a todo zapatista de salón, le pediría moderación, antes de juzgar la decisión de actualizar el trabajo vivo.

mu-00-04-2014-coffee-mural-detail-no-author-e1397845178476-1024x614

La cooperación desde los cargos públicos y hasta cualquier actividad requiere de una acción solidaria y desinteresada. Servir a la comunidad no es un trámite burocrático ni un trabajo remunerado, se trata de una expresión de la colectividad.

Si se preguntan por qué hacemos esto, la respuesta estaría en el ser, congruentemente zapatistas. Pues si bien, ni Galeano ni López parecen ver una salida, existe en alguno de los 130 millones de compas que vivimos en México. Alguien tiene una posible solución técnica para que realmente pueda haber “Progreso con justicia” y se pueda “Mandar obedeciendo”. Pero eso requiere de algo que parece perdido: confianza, consentimiento, consenso y voluntad por hacer algo profundamente nuevo. Una técnica que no deprede a la naturaleza y a las culturas originarias es lo que se vislumbra como la única posibilidad real de resolver éste que parece ser el más importante conflicto de nuestro tiempo.

cd75774b3a3e622d5e7029b4d0a358fc

Principio fundamental para la creación de un nuevo mundo: De nada sirven las absurdas contiendas electorales y las campañas que no representan los intereses reales del pueblo. La nueva política se hace a través del convencimiento, no de la decisión de unos cuantos.

Es por ello, que más que enfocarnos en las diferencias que separan al Zapatismo de lo que en sus sectores más radicales es tan sólo una Social democracia, lo que debemos es buscar la forma de que la decisión sea a través del consentimiento y no como resultado de la decisión de unos cuantos, que sin duda, son representados por el Gobierno del Presidente López y la postura definitoria del vocero del Zapatismo. Equivocarse es humano, por lo que ambos deberían, por el bien de México, resolver la contradicción a través del consenso, respetando la voluntad popular previamente pactada.

5195023_13libertad

La construcción de un mundo nuevo no tiene un instructivo; ni el zapatismo ni nadie tiene la verdad ni la capacidad para elegir qué forma de gobierno resulta más adecuada para cada pueblo y nación que integran la realidad latinoamericana y mundial.

Hay aquí una cabeza de la hidra que no podemos dejar salir, sino olvidaríamos que la comunidad en la que vivimos (México), es constantemente asediada por el Imperialismo que representan Trump, Putin, Bolsonaro, Xi Jimping y Merkel. Por lo que, sin esa perpectiva mundial, el Presidente López aparecerá como algo más imperialista de lo que es realemente. Pues en el fondo, estamos rodeados de policías que estarán dispuestos a matarnos si traicionamos la consigna pactada en la Revoluciones de 1989: La revolución será mundial, feminista y antiracial, o no será…

Zapatista-mural

El rompimiento con la política que domina a la sociedad requiere de un cambio radical. Proponer a través de la acción y la palabra, actuar en consecuencia con la realidad y con un fin social es una máxima tanto de los individuos como del gobierno para lograr una transformación en la sociedad.

Por lo que, lo que aquí proponemos es un diálogo público entre el Gobierno y los Zapatistas, que deberá durar hasta que se llegue a un consenso que convierta este momento, en la posibilidad de someter a todas las cabezas de la hidra en pos de un mundo en el que quepan muchos mundos. O de lo contrario, dividiremos al país en dos bandos, que nos podría llevar a un punto de no retorno. Ahí, donde el PRIAND espera con ansias someternos a todos a través de la violencia que sigue recorriendo todos los rincones de este país, ese pedacito del mundo en el que nos tocó nacer, por lo que todos juntos debemos buscar soluciones posibles. Para dejar un mundo en mejores condiciones de como lo encontramos: profundamente capitalista. Por lo que aquí, insitiríamos en que la voluntad de paz del pueblo mexicano, está por encima de ambos.

Advertisements

¿Que opinas?

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.