Facebook o el camino hacia la nada.

La censura o el poder en internet

Facebook es un espacio que de a poco nos aísla, pues incluso si estamos cercanos los unos de los otros, no se logra rebasar el frío y efímero sentido que este tiene, en el que incluso al mostrarnos fuera de este exaltando hasta el más mínimo detalle de nuestra vida cotidiana de una manera subjetiva, descontextualizada y pretenciosa, no nos mostramos a nosotros mismos. Aún no logramos traspasar esa barrera que nos impide abrirnos a una conversación cercana que no sea vacía; ciegamente argumentado que este no es un espació adecuado para ello, ciegamente puesto que incluso si abandonamos la comodidad de nuestros hogares, no damos una pausa a nuestras actividades cotidianas, marcadas por la velocidad y la voracidad con la absorbemos un numero cuantioso de información que nos arrastra a la nada, que de a poco logra fragmentarnos, alejarnos y ensimismarnos en un sin sentido de consumo destructivo.

Toda desmitificación produce una remitificación; Internet es el sucesor de un viejo fetiche, que ha sido tantas veces reformado que hemos perdido incluso el rastro de su forma originaria. Es por ello que me opongo a este sin sentido. Así que en lo sucesivo en oposición a esta me propongo compartir ya no más la apariencia, el culto a mi figura, efímera representación de un yo fetichizado, compartiendo mis ser, mí camino y mi sentido. Facebook no es más que una herramienta que logra al fin convertirnos en objetos, la producción contante de entes vacíos que en la producción y el consumo hayan su sentido, pues al hablar del todo se habla de la nada. La escritura nos ha acompañado a lo largo de nuestras historias universalizadas en la cuna de la modernidad impuesta, pues en si misma la escritura es una de las tantas virtudes que al vivir como una sociedad nos fue posible construir, que a su vez esta logra construirnos. Así que esta es sin duda la herramienta que debe guiarnos en la lucha, la oposición la construcción vacía como entes que caminan a la nada, entes que inevitablemente están devorándose a sí mismos.

Esta nota se publico originalmente el 17 de marzo de 2013. Sin embargo, ahora que la leo, veo que hay algunas cosas con las que no estoy ya del todo de acuerdo, es por ello que me propongo hacer una revisión crítica de él. Así mismo, respetando mi trabajo, lo dejaré intacto. Así que todo lo anterior aparecerá tal y como se escribió en marzo del 2013.

Advertisements

¿Que opinas?

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s