La revolución de Wegener

Se conoce hoy día el funcionamiento interno del planeta, sin embargo esto es gracias a distintos personajes, injerarquizables entre sí, a pesar de ser o no (re)conocidos, cada uno de ellos ha jugado un papel importante en demasía en el entendimiento de la Tierra, más aún demostrando que no se necesita ser reconocido especialista para ser un apasionado especialista, como en el caso de Alfred Wegener, ¿qué quién fue?, un astrónomo y climatólogo que revoluciono los modelos físicos del comportamiento dinámico de la Tierra, pues logro llegar a unas de las conjeturas más recurrentes en la historia, pues como bien menciona el artículo, “Tectónica de placas, la revolución de las ciencias de la Tierra”, sólo se precisa de un mapa y tijeras para desbordar el ingenio e imaginario humano que nos hace pensar en la posible unión de África y América del Sur, pero claro, para pasar a la historia, no sólo es importante conjeturar, es a su vez aún más importante comprobar dichas conjeturas, pues a pesar de que el imaginario humano trabaja primigeniamente en la conformación del conocimiento, es siempre importante respetar los pasos y modelos que nos ayudan a demostrar que la audacia de la razón, es razón y no sólo imaginación. Y es ahí donde radica el gran éxito de Wegener, pues el no sólo se conformo con imaginar, sino que se empeño en demostrar que su ingenio no sólo tenía cabida en el mundo de lo imaginario, auxiliado principalmente por la petrología y la paleontología, para demostrar el antiguo lazó que unía a ambos continentes lo que le ayudo a presentar en 1915 en su libro “El origen de los continentes y los océanos” la demostración argumentativa de la “Teoría de la deriva continental” la cual sentó las bases para comenzar formalmente en el campo de las ciencias de la Tierra, el estudio formal de la deriva continental, pues el conocimiento se construye a través de la acumulación de ideas y modelos que nos ayudan a entender el desarrollo de la realidad, pues bien si Wegener planteó la teoría de la deriva continental, de no ser por Frederick J. Vine y Drummond H. Matthews, quienes a la par de Lawrence Morley dieron por fin las pruebas concluyentes de que Wegener no estaba loco, como generalmente se les tacha a los que revolucionan el conocimiento. Ellos tres propusieron que las franjas de magnetización del suelo marino eran la rúbrica de los cambios de polaridad del campo magnético terrestre. Dando  al fin la razón no sólo a Wegener sino a su vez a Hess quien había planteado que las cordilleras submarinas eran centros de formación y expansión del suelo oceánico pues las franjas presentarían un patrón simétrico de polaridad normal intercaladas por franjas de polaridad invertida. Pero claro como bien dice Antoine de Saint Exupéry, los adultos no nos conformamos hasta no tener todas las pruebas, es por ello que no fue hasta la intromisión acertada a la discusión de J. Tuzo Wilson, que se reformulo todo el conocimiento de las ciencias de la Tierra, cuando escribe,  “Si, en efecto, la Tierra es un cuerpo dinámico mientras que la habíamos considerado como estática, habrá que desechar teorías y libros del pasado y volver a empezar con una perspectiva nueva y una ciencia nueva”, a la cual se denominaría Tectónica de placas,  según la cual la corteza de la Tierra es un mosaico de placas rígidas que chocan se separan y se deslizan unas contra otras y que al interactuar dan lugar a un gran número de los fenómenos geológicos, desde la formación de montañas y el movimiento de los continentes hasta el vulcanismo y los temblores. Una vez más citando al principito los adultos precisamos de números para reafirmar lo que sabemos es por ello que hoy día podemos afirmar que, “Las placas varían en espesor entre 70 y 200 kilómetros, aproximadamente.”  Una afirmación que llevaría sobre las espaldas, tantos años y años de investigaciones inmensurables en esfuerzo y tan importantes en tiempo que nos ayudan siempre a entender el funcionamiento de la Tierra, el lugar en cual vivimos.

Una vez que se llegó a entender el por qué del movimiento de los continentes se comenzó  a retomar ideas que durante mucho tiempo se consideraron erróneas, así mismo se formulo la teoría de que los continentes, si se desplazan en algún punto de la historia debiesen estar unidos, lo que nos llevo a entender que existió una conformación de las placas continentales muy distinta a la actual, así fue cómo surgió la idea de pangea, la Tierra unificada, que sin embargo contrario a lo que se podía pensar esto no es el comienzo de los tiempos pues representa sólo os últimos 225 millones de años de los 4.6 billones de años a los cuales hoy nos referimos como la edad media de la Tierra, lo que entonces representa sólo 1/23 de la edad total de la misma. ¿Pero, cómo es que se apoya ésta idea?, pues bien, una vez aceptada la idea de la deriva continental, se comenzó a formular cómo es que se desplazan los continentes, para ello se definieron tres tipos de interacciones entre las placas continentale derivadas de la interacción entres estas, Divergent boundaries (limites divergentes), Convergent boundaries (limites convergentes) y Transform boundaries (limites de transformación) los cuales modelan la corteza terrestre y por tanto el relieve. Los primeros se presentan más comúnmente en el fondo de los océanos, específicamente en las dorsales, donde se genera nueva corteza que provoca que se desplace la corteza terrestre en un movimiento divergente empujando a las viejas masas continentales hacia otro limite de transformación, el limite convergente, en donde la corteza vieja que es empujada por la formación de nueva corteza en el límite divergente, que provoca un movimiento en el cual la corteza terrestre es introducida a través de su refundición hacia el interior de la Tierra en un movimiento conocido como subducción, sin embargo no sólo este proceso se presenta pues debido a la gran masa de roca que es desplazada se genera un movimiento simultaneo de obducción, lo cual se explica por el comportamiento de fluido semisólido característico del magma, formando así nuevas cadenas montañosas. Sin embargo en el punto intermedio de estos dos proceso complementarios las placas interactúan en los límites de transformación, en donde estas al entrar en contacto unas con otras se rasgan y transforman su movimientos de desplazamiento en función de la resistencia ejercida por los limites de transformación lo que provoca en mayor medida la actividad sísmica. Estos tres límites de interacción de las placas continentales así como sus movimientos derivados de ambos nos explican cómo se forma el relieve terrestre a través de procesos endógenos, así mismo nos revelan la gran importancia de la interacción tectónica en la conformación de la Tierra.

Bibliografía:

Revista, ¿Cómo ves? Artículo: Tectónica de placas, la revolución de las ciencias de la Tierra. N° Desconocido.

Robert W. Christopherson, (1997).  An introduction to Physic Geography, Geosystems. Pearson Education, Inc., publishing as Pearson Prentice Hall, Upper Saddle River, New Jersey.

Advertisements

¿Que opinas?

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.