Lo Bello y lo Triste, Yasunari Kawabata

Al hablar de literatura pocas veces se habla de Japón puesto que Francia, Alemania, E.U.A, por mencionar algunos, siempre son más recurrentes, sin embargo la literatura japonesa es sumamente interesante, más aún, para los geógrafos dado que es extremadamente descriptiva e incluso a sido muy recurrente en estudios historiográfícos de reconstrucción del espacio debido a su gran precisión.

Cuando hablamos de literatura Japonesa es imposible no mencionar a tres grandes Yasunari Kawabata, Yukio Mishima y Osamu Dazai, el primero de los tres ganador del premio nobel de literatura de 1968, un año plagado de huelgas, revultas y revoluciones ideologicas, que indudablemente marcaron no sólo a toda una generación de lectores, sino que marcaron el curso de la Historia.

Yasunari Kabata, es un escritor que va más allá del realismo para transportarnos a una realidad que se percibe incluso distinta, peor que sin embargo al estar plagada de descripciones, no es muy familiar, todas sus historias conviven entre la magia de la imaginación y las realidades cotidianas.Lo bello y lo triste, es una novela que en si misma, guarda un misticismo del que el lector se hace participe, en el que los placeres de la vida, se ven claramente reflejados, dónde se abordan temas que para la época en la que vivió Kawabata, no eran siquiera temas de los cuales se hablara con asiduidad en los círculos intelectuales, es quizá por ello, considerado como un visionario en la literatura, es un privilegio que llegara hasta nuestros días, más aún el poder leerle.

“Otoko, una jovencita casi niña se enamora de Oki, un hombre mucho mayor que ella. Ambos engendran un hijo que Otoko pierde, lo que la sumerge en una profunda tristeza. Tras este episodio Oki desaparece.

Los años van curando la herida del abandono. Otoko se convierte en una reconocida pintora que comparte su casa con Keiko, su discípula y quien siente una gran admiración y cariño por su maestra. Por su parte Oki, se ha casado y tiene un hijo.

Un día Oki decide regresar a Kyoto para escuchar las campanadas del templo en año nuevo. En su visita busca a Otoko. El encuentro cargado de palabras no dichas y emociones a flor de piel no tiene consecuencias aparentemente inmediatas. Sin embargo, Keiko al enterarse de los detalles del reencuentro desencadena la venganza que Otoko nunca buscó. Keiko no sólo conocía todos los pormenores de la relación de su amada maestra con Oki sino que compartía el dolor experimentado por Otoko debido su cercanía con ésta, lo que la llevo a llenarse de la fuerza necesaria para construir el más sutil de los actos para causarle a Oki un mortal sufrimiento.”

Al  hablar más íntimamente podría decir que para mi indudablemente fue uno de los mejores libros que he leído, con un excelente manejo de la narrativa en primera persona. Los personajes están muy bien elaborados y realmente te conducen a través del realismo mágico, generan adicción.

Al hablar de los detalles del enfrentamiento entre un pasado distante y el presente, a través de sus repercusiones en el mundo contemporáneo que el autor vive, dentro del contexto del libro, le dan un toque especial, que realmente lo hace destacar y que incluso raya en el intimismo, una corriente relativamente reciente.
Personalmente considero que lo que influyo más en este libro para obtener el premio novel es la “negativa” del autor en presentarnos la historia principal, esta corre a cargo del lector, dota a la novela de un toque distintivo, simplemente único, puesto que entre más nos dejamos envolver en la trama de la novela, más detalles agregamos a la historia.

Pero, no quiero ir más allá en los detalles, puesto que preferiría que ustedes mismos de dieran cuenta de lo que la novela es, fue y para muchos como yo, seguirá siendo, puesto que al hablar de premios nobel, el no mencionar a Kawabata junto con Mishima y Dazai máximos exponentes, no sólo de la literatura, sino de la Cultura de un Japón que cada vez esta más distante, un Japón que aún no era engullido por la vorágine de la hiper-modernidad, un Japón todavía herido por la segunda guerra mundial.

Imagen

Les dejo el libro aquí mismo:

Ahora había llegado la estación de las lluvias…   La estación que menos
le gustaba. Su casa estaba bastante lejos del mar y separada de éste
por una cadena de cerros,   pero era extremadamente húmeda. El cielo
estaba bajo y opresivo.  Oki experimentaba una sorda sensación de
pesadez y confusión en el cráneo, como si el moho hubiera comenzado
a invadir las circunvoluciones de su cerebro. Había días en que dormía
por la mañana y por la tarde en su sofá mágico.

http://www.mediafire.com/?zlfbzzd8j2dz3tr

Advertisements

¿Que opinas?

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s